Ofertas personalizadas: la cura para las promociones ineficaces

Ofertas personalizadas: la cura para las promociones ineficaces

webmaster Clientes, Marketing Leave a Comment

La mejor forma de ganarse a un cliente es ofrecerle lo que necesita en el momento en que está más dispuesto a comprarlo. Para poder lograr este objetivo es preciso conocer a tus usuarios lo mejor posible. Aprende cómo hacer ofertas personalizadas más efectivas con las siguientes recomendaciones.

Los contenidos dirigidos a un target específico tienen mejores opciones de llegar a la audiencia. Debido a la gran cantidad de información con la que nos bombardean a diario, una campaña de ofertas personalizadas resulta una forma eficaz de captar la atención de tus clientes.

Con las ofertas personalizadas intentamos captar la atención del cliente usando la información que tenemos sobre él. Además de apoyarnos en lo que sabemos sobre su edad, género, estatus social, etc, se analizan patrones de consumo de la persona. La manera como compra, cuánto gasta y cuándo, y cómo lo hace, por ejemplo, nos ayuda a crear mensajes más eficaces para ese individuo.

Con toda esa información podemos llegar a conclusiones interesantes que servirán de base para crear promociones específicas, dirigidas hacia esa persona. Podemos llamar su atención sobre productos que se ajustan a sus necesidades particulares.

Si una persona recibe constantemente información que no le interesa, sobresaldrá y resultará más efectiva la información que se base en sus necesidades comprobadas.

Crea promociones eficaces con el Software POS indicado

Recibir Información de Planes y Demo Gratis

[ninja_forms id=6]

Ventajas de las ofertas personalizadas

Descarga eBook: cómo escoger el sistema de punto de venta ideal para tu negocio
  • Mayor impacto que la publicidad genérica. Llamar al cliente por su nombre, mostrando un tema que le interesa y con una buena recomendación al respecto, se traduce en efectos positivos para tu negocio.
  • Facilita sus compras. Al recordar comportamientos anteriores, datos y preferencias, facilitas y personalizas el proceso. Además, puedes ofrecerle productos que son de su interés, facilitándole la toma de decisiones.
  • Los clientes ahorran más. Sea porque ofreces cupones de descuento o porque tus ofertas se ajustan a las necesidades de tus clientes, quienes lo verán reflejado en sus bolsillos.
  • Reduces el esfuerzo de mercadeo. Cuando ofreces publicidad y ofertas personalizadas a tus clientes, no tienes que hacerlo con tanta frecuencia. Con esto haces más eficiente tu trabajo.
  • Alimentas la base de datos, lo que mejora la eficacia de la publicidad. Mientras los clientes usen más los servicios que ofreces, sabrás más sobre ellos y establecerás un mejor vínculo.
  • Llegan nuevos clientes. Cuando tienes una relación armónica con tus clientes es más probable que estos recomienden tu servicio a otras personas.
  • Si las ofertas personalizadas se complementan con la tecnología de geolocalización, las posibilidades se multiplican. Esto además puede significar que ahorras tiempo a tus clientes porque les das la información que necesitan en el momento y lugar adecuados.
  • Aumentas la fidelización. Con este tipo de ofertas se refuerzan los lazos entre tu negocio y tus clientes. A través de un canal de comunicación efectivo aumentarás la satisfacción en la experiencia de compra.

¿Cómo podemos saber lo que necesita cada persona?

Este tipo de mercadeo no significa que tengas que entrometerte en la intimidad de tus clientes. Las ofertas personalizadas deben recopilar datos sobre ellos sin traspasar los límites de la privacidad. Sin embargo, puedes obtener información interesante y valiosa sin necesidad de ser invasivo.

Usa el mejor Sistema POS para recopilar datos de tus clientes

Primero tienes que crear una base de datos. En ella vas a guardar la información relativa a tus clientes, asociada a su nombre y su correo electrónico. Para llenarla, primero debes decidir qué es lo que necesitas saber de ellos y luego intentar conseguirlo.

Define tu clientela

La pregunta que debes responderte primero es: ¿qué tipo de clientes tienes? Para esto debes caracterizarlos desde varios puntos de vista, y tendrás una perspectiva clara: edad, ocupación, género, condición económica y familiar, etc.

Luego podrías crear grupos barajando diferentes variables. Por ejemplo: Tienes un restaurante al que van clientes jóvenes, trabajadores de oficina, con sueldo promedio y solteros. Pero también van los jefes de esos trabajadores, que ganan un poco más, están casados y tienen familia. Ambos comen en diferentes horarios, gastan según sus posibilidades y consumen diferentes platos.

Ya tienes dos grupos diferenciados por intereses comunes, solo tienes que relacionar tus clientes con cada categoría. Puedes crear tantos grupos como te interese, solo ten en cuenta que compartan intereses comunes.

Define tus ofertas personalizadas

Por otro lado, haz una clasificación de los productos que ofreces por categorías que puedan ser asociadas a quienes más los consumen. Los menús promocionales asociados con los integrantes del primer grupo, los platos del día con los del segundo, por ejemplo.

Con estas dos clasificaciones tendrías una buena base de datos. Solo haría falta un historial de compras asociado al nombre, correo electrónico y zona de residencia de cada cliente, para realizar una campaña de ofertas personalizadas con objetivos claros.

Escoge el momento y lugar oportunos

Si ya tienes clasificados los destinatarios de tus mensajes, ahora debes buscar los mejores canales y el mejor momento para llegar a cada grupo. A los integrantes de un primer grupo, podrías informarles de las ofertas del día mediante correos sencillos en el horario de la mañana. Al segundo grupo podrías llegarle a través de correos electrónicos más extensos, que incluyan los platos que suelen comer por temporadas, así como ofertas y promociones para venir en familia.

Como ves, tus ofertas pueden ser tan personalizadas como lo necesites, pero recuerda que la información debe ser relevante para que surta mayor efecto.

Obtén la información que deseas

Los datos que necesitas de tus clientes pueden salir de varias fuentes. Como vimos antes, una clasificación por grupos de clientes y de productos te puede dar información general asociada a tendencias.

El historial de compras de cada cliente te va a permitir imprimir el toque final de la personalización de la oferta.

Necesitas también sus correos y sus nombres, para lo que puedes utilizar formularios atractivos en tu web o en tu propio establecimiento.

Cada día debes catalogar los clientes que dejen sus datos dentro de cada grupo. Anota cualquier otra información relevante en tu base de datos, si suelen ir solos, si trabajan cerca, si van todos los días, etc.

Dependiendo de la naturaleza de tu negocio, no te prives de pedirles la información que necesites, dejando claro que es para realizar ofertas personalizadas. Eso sí, deberás seleccionar bien las preguntas ya que podría ser contraproducente hacer demasiadas o muy privadas.

Usa los recursos adecuados

Primero que nada, implementa en tu negocio un sistema informático que te permita gestionar de manera exitosa la fidelización de tus clientes.

Una vez que tengas toda esa información sobre tus clientes, dedícate a analizar los datos recabados y a hacer el trabajo de mercadeo.

Para ello, es ideal que te apoyes en los informes personalizados que obtengas con tu sistema de punto de venta. Con esta información, podrás elaborar mensajes y campañas bien fundamentadas.

 

Descarga eBook: cómo escoger el sistema de punto de venta ideal para tu negocio

Compartir este Artículo

Comentarios