¿Cómo proteger el flujo de caja de tu restaurante?

¿Cómo proteger el flujo de caja de tu restaurante?

Rodrigo García Gestión Leave a Comment

El flujo de caja de tu negocio es adecuado cuando la cantidad de dinero diario que entra es mayor a la que sale. No todo el dinero debe estar representado por ganancias esperadas o por deudas con terceros. Es importante que haya dinero contante y sonante en tus cuentas para estar bien preparado ante situaciones inesperadas. Aquí unos consejos para mantener las cuentas de tu negocio al día y, así, el flujo de caja en buenas condiciones.

El flujo de caja es el dinero contante y sonante en tus cuentas después de restar a tus ingresos lo que has pagado en gastos fijos. Es decir, es el dinero con el que cubres los gastos del día a día, y en esta ecuación diaria, la idea es que siempre entre más de lo que sale.

Pero mantener dinero en tu caja y en tus cuentas requiere planificación para estar preparado ante cualquier evento o circunstancia que suceda inesperadamente. Por eso, seguir esta serie de recomendaciones que te daremos para prevenir problemas a tiempo, te permitirá ahorrar dinero y mantener tu flujo de caja estable.

Llevar el control de lo que entra y lo que sale

Lo primero es tener un presupuesto de gastos. Sin una idea clara de lo que necesitas gastar anual, mensual o semanalmente, el flujo de caja irá por la libre. Tu presupuesto debe estar suficientemente detallado para saber en qué has fallado si algo malo sucede.

También es necesario hacer un estimado de lo que piensas ganar cada día de la semana. Para llegar a este detalle debes recurrir a registros previos que te ayuden a realizar tus estimaciones realistas. Si al final no resultaron muy acertados, intenta mejorar los ingresos la siguiente semana o realiza nuevas proyecciones.

Consigue el POS para controlar el flujo de caja de tu restaurante

Recibir Información de Planes y Demo Gratis

Fields marked with an * are required

Mantén un listado de compras realizadas y un registro categorizado de tus ventas cada día. El nivel de detalle de estos listados repercutirá en las proyecciones y en saber si te ajustas al presupuesto. Recuerda que el flujo de caja es el resultado de restar los gastos a las ganancias diarias.

Una vez que tienes tus gastos y ganancias planificados, se requiere mantener en orden las cuentas para que los números cuadren día a día. Si usaste productos equivalentes a una suma de dinero, la siguiente semana necesitarás reponer al inventario la misma cantidad de insumos.

Recuerda: estima gastos y ganancias para fijarte unas metas, luego compara tu estimaciones con la realidad obtenida. De esta forma se tiene el control de lo que hay que hacer para mejorar el flujo de caja.

Descarga eBook: cómo escoger el sistema de punto de venta ideal para tu negocio

Otras consideraciones sobre el flujo de caja

Revisar el crédito que das a tus clientes es parte importante del manejo del flujo de caja. Poco a poco deshazte de los clientes poco rentables y pon es observación los que pagan con retraso. Recuerda hacerlo con tacto ya que, al fin y al cabo, son tus clientes.

Revisa si el pago a proveedores puede ser extendido. Muchos permiten extensiones de hasta 60 ó 90 días para pagar, lo que te permitirá mantener el dinero por más tiempo en tus manos. Incluso contempla la posibilidad de volver a negociar algún contrato para mejorar sus condiciones.

Por otro lado, no te acostumbres a retrasar los pagos ya que también encontrarás proveedores que hacen descuentos por pago inmediato. Algunos hacen rebajas de hasta un 5% cuando pagas al día. Cualquier método que ahorre dinero a tu restaurante es siempre un buen negocio.

Para prevenirte de gastos inesperados mantén una reserva de dinero guardado para emergencias. Nunca sabes cuándo se estropeará la nevera y debas pagar por un repuesto.

Reduce la cantidad de órdenes y mantén un inventario ajustado. Lo suficiente como para no permitir excedencias recurrentes en tus almacenes. Si en tu inventario hay más de lo que necesitas, es que estás haciendo gastos innecesarios.

Considera las ventas estacionales

Revisa tus libros financieros a largo plazo, para predecir tendencias recurrentes. Algunos negocios son estacionales y ciertas tendencias pasan desapercibidas. Las épocas vacacionales, por ejemplo, dependiendo de la localidad de tu negocio, pueden significar un aumento o reducción de tu flujo de caja. Ten esto presente para saber cuándo es más necesario guardar dinero.

Y ahora que ya sabes cómo echar mano de tu flujo de caja para sacarle el mayor provecho posible, no dejes de ver estos 5 valiosos consejos para dueños de restaurantes.

Comentarios